Tras el puente

Quiero caminar, sobre un puente mojado, quiero volver a sentir, el frío bajo mis pies, con cada paso entregado, quiero escuchar el crujir, de la madera que se astilla sobre mi mano, quiero que la sangre si brota, limpie la herida por la cual he llorado, quiero que cada gota si toca el suelo, deje el recuerdo del amor, que te había entregado.

Quiero cruzar al otro lado, si durante el camino me quedo sin puente, espero volar, como nunca antes, había logrado, y si es por amor, espero que al caer, antes de tocar el suelo, logre encontrar tu mano, y una vez más, que los besos, sean los mejores que nuestros corazones, se hayan dado.

Quiero que si lloras, sea por encontrar lo olvidado, quiero que si no estoy, pienses en lo mejor que un día te había entregado, que no olvides que una vez, de ti, estuve enamorado.

Quiero cruzar el puente, y si no estás del otro lado, seguiré caminando, hasta que el amor vuelva a cruzarse, en los pasos que nunca había pisado, no se si volverás a ser tu, como aquel día que sin pensarlo, a mi lado te habías quedado.

Quiero caminar, sobre un puente mojado, si las lágrimas no son suficientes para limpiar la herida que me ha quedado, seguiré cruzando hasta ver el horizonte, del otro lado, quiero continuar con la vida que me han regalado, igual llegará el día donde ya nos hayamos olvidado, de los abrazos entregados, con un amor que cruje, sangrando en una herida que no ha curado, viviendo recuerdos, aún no olvidados.

Mantente sonriente, no te olvides, que una vez de ti, me había enamorado, no te olvides, que en tu camino, habrá quien de tu sonrisa, no se haya olvidado.

Si no caminamos juntos, puede que nuestros pensamientos sí se hayan encontrado, no se que habrá tras el puente, pero sea de tu mano, o en solitario, quiero cruzar para ver si acerté, o si me había equivocado.

Recuerda, que en mi mente, siempre has estado, y aunque la astilla en mi mano, haya sangrado, algún día puede que la herida se haya borrado, dejando un jardín bajo el suelo, con el recuerdo del amor, que te había entregado.

Copyright Javier Martín Alonso

Anuncios

Y allí estuvo

Y allí estuvo, una vez, allí me acarició, sin poderla ver, pero sabía, que siempre la iba a querer.

Alguna vez, le dio por desaparecer, se escondía del cariño que necesitaba tener, no supe si la encontraría nuevamente, incluso llegué a pensar, en no volver.

Cuando me alejaba del mundo, pensando en que no habrían más palabras, vino para decirme, en ti debes creer, no pares de crecer, si no estoy siempre ahí, no te olvides que dentro de ti, siempre podré volver a nacer…..

En mi estado más desolado, fue cuando aprendí, que la soledad te muestra tu verdadero soldado, luchando contra lo que no entiendes y no tienes claro, y sonriendo, cuando ves que el sol en un nuevo día, te ha besado.

Y allí estuvo, acariciando mi alma, en aquel tiempo inerte, sin respirar, y escapando de la muerte, diciendo, lucha, que con la vida aún estás de suerte.

Alguna vez, le dio por desaparecer, yo seguía corriendo hasta volverla a ver, buscando el abrazo que una vez pude tener, pero que añoraba sentir como aquel anochecer, donde solo hablaban las estrellas, que sobre la tierra se atrevían a caer.

Miedo a vivir, a sentir, que un abrazo pueda hacer a un corazón latir, algunas veces somos nuestro propio enemigo, sin dejarnos crecer, la felicidad está ahí fuera, pero juega a esconderse, hasta el día que pueda abrazarla, como ayer.

Golpeando piedras, hago mis pasos más duros, y puede que algún día, logre atravesar cualquier muro, mi corazón ya ha gritado lo suficiente, para ser un poco más maduro, mi mente también extraña el amor, que algún día hubo….

Porque allí estuvo, refugiado en el calor que no contuvo, en silencio, porque gotas de tristeza rodaban por su rostro desnudo, y cuando quiso decir te quiero, se quedó mudo, había olvidado expresarse, ante todo el amor que día tras día contuvo.

Y allí estuvo, una vez, me acarició, sin poderla ver, pero sabía, que siempre, la iba a querer…..

Copyright Javier Martín Alonso

Quiero Volar

Ojalá pudiera volar, sin llegar a tocar el suelo, ojalá pudiera batir mis brazos, como alas que barren un día tan negro, ojalá el pasado se quemara como el fuego, ojalá volver a sonreír, sin que la realidad, me deje ciego…

Ojalá todas las canciones, alegrasen el vacío que hay en los rincones, ojalá fuera algo más que sangre, lo que brota de los corazones, ojalá el mundo no se haya perdido, en la pasividad de vivir de ilusiones.

Ojalá volar por el mundo, despegar de la oscuridad, en la que un grito duerme, en lo más profundo.

Ojalá las miradas hablaran, sinceras, y que las sonrisas te abrazaran, cuando no lo esperas, ojalá la vida fuese felicidad constante, ahí fuera.

Ojalá pudiera volar, sin llegar a tocar el suelo, ojalá sentir la brisa sin pensar que muero, abrazado por el fuego, ojalá, mi corazón no tuviese un agujero, ojalá la sangre brotara, más allá del consuelo, borrando un mal recuerdo, con el cuál ya no despego……ojalá volver a sonreír, sin que la realidad, me deje ciego.

Ojalá, mirar fuera sencillo, sin romper a llorar, hundido en recuerdos, que a veces, te impiden caminar, un paso puede ser tan largo o corto, como lo sea tu voluntad, pero a veces, la luz se apaga, tornando en pleno silencio, la oscuridad.

Ojalá, no hubiese que volver atrás, que no siempre sea volver a empezar, que el camino continue, sin parar, que tus labios, sean para el primer beso, que te pueda dar, que tu corazón, no aparte su mirada, si algún día, de ti, me vuelvo a enamorar, vida, ojalá pudiera volar, sin llegar a tocar el suelo, batir mis brazos y al fin, despertar…

Ojalá sea todo un mal sueño, que logre olvidar, volver a sonreír, y que la realidad en algún momento, me haga despegar.

Copyright Javier Martín Alonso

 

Tristeza en una canción…

Hace unas semanas me dio por escribir una canción, trata sobre el tema del alcoholismo, de cómo hay gente que puede perderlo todo. En este caso se habla de perder un amor, pero también puede perderse la vida. Desde aquí aprovecho también para hacer conciencia, de que al volante, 0% alcohol, podemos evitar muchas desgracias…..

Aquí va el texto:

La tristeza ya la superé, con el abrazo que me dio ayer, y si por ella tengo que luchar, lucharé, pero que me recuerde nuevamente, lo que fuimos aquel día, y lo que podremos ser, otra vez.

Ella apostó por mí, cuando yo quería desaparecer, ella estuvo ahí, cuando en nada quise creer, ella hizo que la sonrisa en mi cara, volviera a crecer.

“ Y aquí está, de nuevo la vuelvo a ver, no en mi mejor momento, pero esta vez, no la quiero perder. “

Jugué a la vida y a veces, logré ganar, otras, simplemente lo dejé pasar, hasta que el tiempo me hizo viejo, sin tiempo, para volver atrás.

Jugué con sus besos y abrazos, volando como un pájaro, huyendo de la realidad sin darme cuenta, de que estaba enamorado, hasta el día que se fue y sentí, el vaso tan vacío, que me había emborrachado, añorando el amor, que me había entregado…

“ Y aquí está, de nuevo la vuelvo a ver, no en mi mejor momento, pero esta vez, no la quiero perder. “

La tristeza ya la superé, hoy soy mejor persona, al menos, más que ayer, hoy sí tengo fuerza, de abrazarte y que sientas, que son tus besos, los únicos, que quiero beber.

Ella apostó por mí, cuando el vacío, se adueñó de mi alma sin querer, cuando cegado en un vaso lleno, seguí ahí sentado, sin ver un problema que pude romper, pero que solo veía al llegar el amanecer, y cuando mi única compañera la resaca, se negaba a desaparecer.

“ Y aquí está, de nuevo la vuelvo a ver, no en mi mejor momento, pero esta vez, no la quiero perder. “

La vida es la mejor botella, que aprendí a sostener, y si bebo demasiado, que sean de experiencias, junto al amor que apostó por mí, y me vio crecer.

Si bebo, que sea de la vida, a su lado, siendo la persona que nunca fui, pero que quise ser, abrazado a su alma, y no a una botella que me quitó la vida, y que hoy, aprendí a querer.

“Y aquí está, de nuevo la vuelvo a ver, no en mi mejor momento, pero esta vez, no la quiero perder. “

Copyright Javier Martín Alonso

A pesar de todo, seguimos. Promos de libros

Tras la mala experiencia de la falta de ventas y las pérdidas con la publicación del tercer libro, no dejo de intentar ofrecer el producto a precio razonable.

Por este motivo, en los próximos días, se pondrá una promo, primero se promocionará el primer libro en su versión digital a 0 euros. Esto espero sea a partir de mañana día 02/10/17 y durante 5 días. 

Posteriormente, a partir del 15 (es cuando me lo permite Amazon…), se pondrá promo del tercer libro en formato digital, a 0 euros, durante 5 días también, que es el máximo permitido. 

Ya se irá informando. 

Si el tiempo pasa

Si el tiempo pasa, no te deprimas demasiado, igual lo mejor aún no ha llegado, puede que un día, de lo malo nos hayamos olvidado, o puede que de lo malo, hayamos encontrado, la felicidad que siempre estuvo ahí, pero de la que nunca, nos habíamos percatado.

Si el tiempo pasa, nunca llorarás demasiado, nunca tendrás todos los abrazos que creíste haber dado, nunca será suficiente, todo el amor que entre lágrimas, hayas desbordado.

Si el tiempo pasa, que sea mejor a tu lado, si una vez me desenamoro, espero que nunca se borren, los recuerdos que me has regalado, pues si el tiempo se acaba, recordaré en mi último aliento, cada beso que me has dado.

Si el tiempo pasa, nunca será demasiado, recordar cada sonrisa que de ti me ha enamorado, y aunque hoy llore por no encontrar el camino, igual mañana, tropiezo con la senda que una vez quise, y de la cual, me había apartado.

Si el tiempo pasa, nunca será suficiente, cada grano de arena, que resbala entre mis manos, puede ser una lágrima con la que algo he terminado, o puede ser el comienzo de algo, que nunca a mi corazón, se había asomado.

El tiempo puede ser lo que te haya hecho daño, o puede ser la esperanza, de volver a subir otro peldaño.

Si el tiempo pasa, al menos gritaré, que aún no me ha derrotado, y aún no estando en este mundo, quiero pensar que el tiempo, seguirá a mi lado, aunque sea en el recuerdo, de quienes me han amado.

Copyright Javier Martín Alonso

No he dejado de querer

Hoy tuve un sueño, el mundo se despertó imperfecto, y en la tristeza de una sonrisa, vino alguien y me dio afecto, sacando un sol, haciéndolo perfecto.

Hoy puse en pausa mi corazón, observé un momento, lo que dictaba mi razón, pero preferí volver a latir, dejándome llevar por una emoción, ya bastante tiempo perdí, pensando sin pasar a la acción.

Hoy tuve un sueño, al fin te abrazaba, tu mirada en silencio, me hablaba, la mía no respondía, te besaba, aún en la distancia, sin tocarte, ya me enamoraba.

Hoy el mundo se despertó, yo seguía soñando, en la comodidad de los besos que me seguías dando, en la fuerza de los abrazos, a los que me estaba acostumbrando, en los silencios que dictaban amor, mientras con un poema, a tu alma me seguía entregando.

Hoy logré despertar, en una realidad imperfecta, luchando sobre la tormenta, destapando al sol, con una sonrisa puesta, y pidiendo que me ayudes, a que la realidad, sea un poco más perfecta.

Hoy te necesité más que nunca, ante una vida que se trunca, ante lágrimas saladas, que hacen ver, como una piedra se derrumba.

Hoy desperté, tras un sueño que no quise tener, hoy te abracé, como ayer, porque aún, no he dejado de querer.

Copyright Javier Martín Alonso